A mis hijos no les comen los lobos. En contra de “duérmete niño”

30 Dic

¿Cuántas veces has escuchado decir que un niño no duerme? ¿Cuántas veces has escuchado cómo padres aplican métodos para que los niños aprendan a dormir? ¿Cuántas veces has pensado que no vas a dejar llorar a tus hijos? ¿Cuántas veces has  disfrutado a tu bebé en la cama, dormidito y tan cerquita tuya?

beb-que-lleva-de-la-mujer-primitiva-16810632

Desde que tengo hijos mi tiempo para la lectura ha disminuido considerablemente, por lo que tengo que escoger muy bien los libros que voy a leer. Muchos padres perdidos considerando en el problema de sus hijos porque no duermen toda la noche o se despiertan a menudo, buscan soluciones en ciertos libros donde prometen métodos infalibles para enseñar a dormir a tu bebé.

Yo y muchos otros padres preferimos entender el sueño del bebé, en vez de poner una solución, buscamos una explicación al sueño de los niños, leí el gran libro de Rosa Jové “Dormir sin lagrimas”

En este libro se explica el sueño de cualquier persona, las fases de este sueño y como se desarrolla el sueño de un bebé hasta llegar a tener el sueño de un adulto. Creo que es importante saber el comportamiento del sueño para entender la forma de dormir de los niños, porque se producen tantos despertares nocturnos. A los niños no hay que enseñarles a dormir puesto que ya en el periodo gestacional tienen ratos en los que duermen.

 Una de las escena explicativa de este libro es la siguiente:

Dos bebés picapiedras están con sus mamas recogiendo frutos. Se han dormido y, como están regordetes y pesan mucho, sus mamás se sienten tentadas a dejarlos en un improvisado lecho de paja en el suelo y continuar su labor.

Al poco rato, el primero de ellos, un bebe muy inquieto y tragón, se despierta llorando. Su madre acude enseguida, lo recoge en brazos, lo consuela y lo vuelve a dejar. Cuando la escena ya se ha repetido varias veces, la madre, mujer práctica donde las haya, decide llevarlo atado ella para poder realizar su trabajo.

En cambio, el otro bebé, que es de los que si se despierta no protesta, pasa muchas horas sin ver a su mamá, que prosigue su recolección tranquilamente por los campos más lejanos. Mientras tanto, atraídos por el olorcito que desprende el pequeño cavernícola, una jauría de lobos salvajes decide montar un picoteo.

¿Cuál de las dos madres tiene más probabilidades de ser abuela?

Así el bebé que sobrevive es:

  • el bebé llorón
  •  el bebé que necesita contacto constantemente
  • el bebé que estaba todo el día enganchado en la teta de mamá
  • el bebé que dormía cerquita de mamá
  • el bebé que cerraba las manos instintivamente para agarrarse a su mamá

y ese es nuestro antepasado.

El bebé llorón es el que sobrevive

Por ello siempre digo que a mis hijos no les comen los lobos. Niños que, igual que la mayoría de los bebés, necesitan un contacto continuo con sus madres, necesitan sentirse protegidos y saber que no corren peligro ninguno.

 Dejemos de pensar si nuestros niños duermen mal  y pensemos en las necesidades de nuestros hijos, pensemos en que al tener un hijo nuestros sentidos deben inclinarse a él, nuestras antepasadas eran madres protectoras que no dejaban a sus hijos ningún momento, y eso lo hemos heredado, somos obsesivas con nuestros hijos y no pasa nada, nos debemos dedicar a ellos y dejar de ver un problema donde sólo hay un proceso evolutivo.

Si te ha gustado comparte y si quieres comentar estamos encantados de escucharte

Anuncios

8 comentarios to “A mis hijos no les comen los lobos. En contra de “duérmete niño””

  1. yujosi diciembre 30, 2013 a 3:34 pm #

    Completamente de acuerdo.
    A mis hijos tampoco se los comerían, siempre bien pegaditos a mi.
    Un saludo.

  2. Mami Katabum diciembre 31, 2013 a 3:11 pm #

    Seré abuela!!! 🙂
    Tengo un pequeño con problemas neurológicos que le causan dolor y se despierta cada dos o tres horas. Un médico sugirió el método Ferber para que aprendiera a clamar su llanto sólo. Eni lógica pensaba yo que si yo que soy adulto no me puedo calmar hasta que lo hablo, menos iba a poder un niño chico calmarse.
    Para nosotros, el contacto constante es lo que funciona. Mucha gente se espanta de que mi hijo de casi 4 años no duerma toda la noche y obvio estamos agotados PERO, será una descorazonada si lo dejo llorar. No creo que el sueño se pueda aprender. Tengo también una niña que duerme como lirón, pero para hacer eso ella necesita una historia contada en brazos y con besos.
    El amor todo lo puede. Ojalá todos entendiéramos eso.
    Muy bello post. Me ha gustado, me quedo por aquí.
    Atte. Mami Katabum

  3. jesuscarajaula diciembre 31, 2013 a 6:21 pm #

    En mi casa no hay lobos solo mosquitos

  4. mamaymaestra diciembre 31, 2013 a 8:24 pm #

    Wow! que razón y que luz nos das a todas las que creemos desfallecer un día de estos por la falta de sueño jaja
    Mi bebé sobrevivirá hasta los peores depradadores porque tiene un poderoso llanto! jajaja

    Saludos

  5. Ana noviembre 29, 2016 a 9:40 am #

    Ay por dios que pena de titulo madre mía. Y no por “En contra de duérmete niño” (que no me gusta nada de nada) sino por lo de los lobos… Me acuerdo de cuando nació mi hija la mayor y me ley el libro de “dormir sin lagrimas”. Pues no sabéis que daño puede hacer a una mamá primeriza leer frases como esa… Ahora que tengo otra hija a la que seguro que no se comen los lobos, comprendo el consuelo que puede dar a los padres pensar que el hecho de que sus bebés lloren mucho de noche pueda ser una ventaja evolutiva, pero anda que hay que ver lo mal que me sentía yo con la mayor cuando se quedaba quietecita en su cunita sin moverse toda la noche, no lloraba apenas y prefería repanchingarse ella solita a estar en brazos… ¿Es que había algo malo en ella? ¿De verdad en otro contexto se la hubiesen comido? En lugar de disfrutar de mis horas de sueño (y de las suyas) y aceptar que era un bebe que no sentía la necesidad de estar siempre pegada, le di demasiadas vueltas a la dichosa frase de los lobos… No se nos puede olvidar que no todos los bebés son iguales y que a cada uno hay que darle lo que necesite, y si, hay bebés que por naturaleza apenas lloran y no les pasa nada malo, no son evolutivamente inferiores ni nada parecido. Por suerte en mi casa tampoco hay lobos… y además, hay otra cosa que no entiendo… ¿que pasaba con los picapiedras cuando cumplían 3 años o así y empiezan a cesar los despertares nocturnos? ¿Era entonces cuando los lobos se los comían?

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mis blogs favoritos de maternidad: 30 diciembre - 5 enero - enero 8, 2014

    […] El blog de la casa de la lactancia: con su artículo “A mis hijos no les comen los lobos” en el que opina sobre el controvertido método […]

  2. Bebé de pecho, todo el día en brazos | La casa de la Lactancia - octubre 24, 2016

    […] Los bebés necesitan un contacto con alguien, necesitan sentirse seguros, necesitan saber que su supervivencia esta garantizada, por ello piden tanto contacto, tanto brazos, en muchas ocasiones lo único que quieren es el pecho […]

  3. Lactancia nocturna | La casa de la Lactancia - noviembre 28, 2016

    […] podía definir de otra manera, cuando llega la noche todas las madres lactantes sentimos lo mismo, niños colechando en la cama de los papis, teta al aire y a […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: